Al finalizar tu trabajo consciente y voluntario de este ladrón de tu paz interior, te invitamos a autoevaluarte nuevamente para que midas tus propios resultados. Sin embargo te recordamos que si no haz realizado una siembra disciplinada y voluntaria y puesto en práctica los ejercicios, los propósitos y los momentos de siembra, no será posible logar resultados positivos y satisfactorios.